Boceto del pabellón de SC Johnson de 1964 donde se estrenó el documental galardonado con un Premio de la Academia, “To Be Alive!”

La valiente decisión de H.F. Johnson, Jr. dio vuelta a una exposición de la feria mundial en un testamento al optimismo y al progreso

En la Feria Mundial de 1964, el Teatro Golden Rondelle y la película To Be Alive! de SC Johnson inspiraron a millones de personas.
En una época de conmoción política y social, H.F. Johnson, Jr. tuvo una visión del mundo que deseaba.
En el transcurso de su carrera, H.F. Johnson, Jr., líder de la tercera generación de la empresa, defendió las formas creativas de llegar a los consumidores y acuñó la reputación de la empresa. Más importante aun, las persiguió con una osadía poco común.
 
Así que no es de extrañar que fuera H.F. quien presentó el primer anuncio publicitario radial que convirtió a nuestra empresa en una marca para el hogar en las décadas del 30 y 40. O que fuera H.F. quien formó una relación duradera con Frank Lloyd Wright que produjo los tesoros arquitectónicos del campus de nuestra sede global.
 
O que también fuera H.F. quien encabezó la participación de la empresa en el arte, en una trayectoria que fue de ART:USA, la Colección de Pinturas Estadounidenses Contemporáneas de Johnson, a la película galardonada con un Premio de la Academia, To Be Alive! 
Mi padre fue del tipo creativo… En ocasiones, daba ideas excelentes. Pero tal vez más importante, podía reconocer las buenas ideas.
Sam Johnson en relación con su padre, el líder de la tercera generación H.F. Johnson, Jr.
Cuando la empresa comenzó a planificar la Feria Mundial de 1964, uno podría haber esperado una muestra tradicional en un salón industrial. Eso era lo que hacían las empresas en esos días. Utilizaban la feria para mostrar sus productos.
 
Pero H.F tenía otra idea. Quería construir un pabellón completamente único, y mostrar una película completamente única que enriquecería el mundo. 
 
Su hijo, Sam Johnson, lo explicó: “Mi padre era del tipo creativo. Recibió la instrucción de un químico, pero era polifacético; tenía sensibilidad cultural y artística. En ocasiones, daba ideas excelentes. Pero tal vez más importante, podía reconocer las buenas ideas. Más aún, desafiaba la creatividad de las otras personas”.
 
La Feria Mundial no fue la excepción.
Modelo del pabellón de Johnson Wax en la Feria Mundial de 1964
H.F. encargó a Lippincott & Margulies, la firma que creó el símbolo del “doble diamante” de la empresa, el diseño del pabellón de Johnson Wax para la Feria del Mundo de 1964.
Desde luego, el pabellón de SC Johnson en la Feria Mundial hablaría de la empresa y sus productos. Las exposiciones incluirían una “muestra internacional de hermosos pisos” con pisos y productos Johnson provenientes de todo el mundo, y una presentación sobre cómo nos diversificamos en nuevas áreas e innovaciones. 

En la feria, una hilera de máquinas abrillantadoras de calzado se encargó de atraer a los visitantes con un abrillantamiento gratis. Teletipos operados por computadora respondieron con soluciones y sugerencias de productos para incluso los problemas más difíciles de cuidado del hogar.

Pero si bien esto parece excepcional, no fue lo que hizo única la exposición de SC Johnson. Fue el pabellón en sí mismo, nuestro “Golden Rondelle”, y la maravillosa película en su interior los que dieron que hablar acerca de SC Johnson en la feria.
PARTE SUPERIOR : Los anfitriones del pabellón de SC Johnson provenían de todo el mundo y hablaban varios idiomas para dar la bienvenida a los visitantes extranjeros. 
PARTE INFERIOR : La forma única del pabellón de SC Johnson fue otro innovador símbolo arquitectónico de la empresa. 
La exposición de la Feria Mundial de 1964 de SC Johnson mostró productos de Johnson Wax provenientes de todo el mundo
Recuerde cómo era el mundo a principios de la década de los 60. La conmoción política y social estaba fuera de control. La gente temía una guerra nuclear. Un presidente de los Estados Unidos había sido asesinado. Se levantaba el Muro de Berlín en Alemania. Los problemas en Vietnam se multiplicaban. Y la lucha por los derechos civiles se propagaba con furia en toda América. 

En contraste con ese telón de fondo de pesimismo y miedo, H.F. quería ofrecer una película que compartiera una visión de paz, entendimiento y la dicha de estar vivos. 

Era una idea bastante poco convencional, y ninguno de los miembros de su equipo ejecutivo la entendió bien. Sam cuenta la historia con estas palabras: “Mi padre quería al mejor productor de películas documentales, al igual que quiso al mejor arquitecto y terminó con Frank Lloyd Wright. Llegó a la conclusión que el productor que buscaba era Francis Thompson”.

“El resto de nosotros no tenía mucha idea de lo que sucedía entre ellos. Y todos ya estábamos molestos con la idea básica de gastar 5 millones de dólares en la feria. Sabíamos que la película sería optimista y que trataría acerca de la vida en los Estados Unidos y en el extranjero”.

Pero cuando el equipo cuestionó la decisión, según cuenta la leyenda de la empresa, H.F. sencillamente los miró y les dijo, “Caballeros, algunas decisiones son solo para valientes”. Y salió. 
Pasaron casi dos años antes de que la película preliminar fuera mostrada al equipo directivo. La narración y la música todavía estaban en desarrollo. La película empleaba un formato poco común, con tres pantallas separadas que mostraban imágenes en forma simultánea de la vida alrededor del mundo. Pero Sam dijo, “No se podía percibir bien la particularidad del tono de la película”. 

El equipo ejecutivo estaba decepcionado, incluso dudaban en planificar una gran inauguración. Pero H.F. fue inflexible en cuanto a que la película funcionaría. 

Y así fue. Sam señaló, “Cuando los medios de comunicación se reunieron en el Rondelle para la presentación inicial de To Be Alive!, fue para todos nosotros la primera vez que vimos la película. La película prácticamente los sacó a todos de los asientos. Quizá fue la mejor pieza cinematográfica de su tipo jamás producida”.

Y atrajo incluso más atención hacia la “pequeña” empresa de la región central de los Estados Unidos que ofrecía una visión tan notable del mundo.
...la película más imaginativa y realizada maravillosamente. Muestra el mundo a través de los ojos de los niños, donde no existe el prejuicio ni la arrogancia.
El expresidente de EE. UU., Dwight Eisenhower, en relación con To Be Alive!
Cuando se estrenó la película To Be Alive! de 18 minutos en la Feria Mundial, fue elogiada por los críticos y el público. El expresidente de EE. UU., Dwight Eisenhower, la denominó: “... la película más imaginativa y maravillosa. Muestra el mundo a través de los ojos de los niños, donde no existe el prejuicio ni la arrogancia”.
 
Gracias a una mezcla poco común de autenticidad, adelantos sociales y optimismo, la película se convirtió en una de las exposiciones más populares de la feria. Después, obtuvo el Premio de la Academia de 1966 al mejor cortometraje documental.Aún se exhibe en la actualidad, en nuestros recorridos por el campus de nuestras oficinas centrales.
 
Al igual que nuestra asociación con Frank Lloyd Wright, la expedición a Brasil en el Carnaúba, y los innumerables productos exitosos que ayudaron a la empresa a crecer, To Be Alive! es otro ejemplo de una decisión valiente tomada por H.F. 
 
Fue creativa, única, osada e inspiradora, lo mismo que el hombre que se la jugó por ella. Algunas decisiones son solo para valientes, y SC Johnson es la mejor muestra de la valentía de H.F.
 

Películas de la compañíaNuestro documental galardonado con un Premio de la Academia: To Be Alive! inspiró a millones de personas en la Feria Mundial de 1964

CompañíaSC Johnson es una compañía familiar

Películas de la compañíaDesde To Be Alive! hasta Carnaúba: Memorias de un hijo, las películas de SC Johnson inspiran y deleitan

Películas de la compañíaLa película de Sam Johnson, Carnaúba: Memorias de un hijo, es una celebración de aventura y de la familia

ArquitecturaEl diseño arquitectónico se encumbra en SC Johnson, en la galardonada incorporación al campus de SC Johnson: Fortaleza Hall

ArquitecturaArquitectura de SC Johnson

Siguiente

Siguiente

Siguiente