Cómo trabaja SC Johnson para mejorar la vida en la base de la pirámide

El programa Base de la Pirámide de SC Johnson hace frente a las enfermedades transmitidas por mosquitos en nombre de las cuatro mil millones de personas más pobres del mundo.
La misión del programa Base de la Pirámide de SC Johnson es contribuir a la reducción de las poblaciones de mosquitos y permitir la educación sobre mosquitos en las comunidades del mundo mediante la entrega de una oferta de productos económicos que se han elaborado a la medida de las cuatro mil millones de personas más pobres del mundo.

En SC Johnson, tenemos un compromiso de años de mejorar la vida de las familias de todo el mundo. Desde 1937, hemos donado el 5 % de las ganancias antes de impuestos a organizaciones benéficas. Hace 20 años, nos propusimos hacer todavía más para ayudar a algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo.
 
Para comenzar, analizamos la forma en que podíamos ayudar a elevar los estándares de vida de las cuatro mil millones de personas que se encuentran en la base de la pirámide de la economía mundial, conocida como “base de la pirámide” o BDP, y cómo podíamos brindarles oportunidades de tener una mejor calidad de vida.

  • Desde 2003, hemos instalado trampas para mosquitos para prevenir la malaria en la ciudad de Tafo, Ghana.
  • Invertimos en iniciativas como el Proyecto de Piretro de Ruanda para mejorar el ingreso y los estándares de vida de los agricultores de piretro. El piretro es un insecticida de origen vegetal que se extrae de las cabezuelas de las flores secas del crisantemo.
  • Nos asociamos con el Centro para Empresas Globales Sustentables de la Universidad de Cornell a fin de explorar nuevas formas de ayudar a reducir la transmisión de la malaria con un modelo de negocios que pone a disposición de las familias rurales repelentes e insecticidas
  • Formamos también un equipo con The Coca-Cola Co., Solarkiosk y la Sociedad para la Salud Familiar de Ruanda en el contexto del programa EKOCENTER que suministra agua, instalaciones sanitarias, energía solar y productos en quioscos minoristas rurales administrados por mujeres. 

En los últimos años, hemos hecho todavía más, al centrarnos específicamente en la prevención de las enfermedades transmitidas por mosquitos. Como explica Fisk Johnson, nuestro presidente y director ejecutivo, “las enfermedades transmitidas por insectos son una grave amenaza para las familias en todo el mundo. Seguimos dedicados a continuar nuestro liderazgo en la investigación de insectos para ayudar a mejorar la salud de las familias”. 

La compañía se dedica a mejorar la vida de las familias de todo el mundo, en comunidades de todos los tamaños y niveles socioeconómicos.
Fisk Johnson, presidente y director ejecutivo de SC Johnson 
La misión del programa Base de la Pirámide de SC Johnson es hacer posible la prevención de las enfermedades transmitidas por mosquitos en las comunidades del mundo mediante una oferta de soluciones a la medida de las cuatro mil millones de personas más pobres del planeta.

Las enfermedades transmitidas por mosquitos pueden ocasionar un efecto devastador en las personas y las comunidades, y nuestro compromiso es ayudar a proteger a las personas de las comunidades más vulnerables y remotas.

El equipo del programa Base de la Pirámide de SC Johnson es reducir las poblaciones de mosquitos, fomentar la educación sobre enfermedades transmitidas por mosquitos como la malaria, y crear soluciones sustentables de negocios que contribuyan al fortalecimiento de las comunidades en los países en desarrollo. El programa Base de la Pirámide aprovecha lo mejor de las estrategias comerciales y filantrópicas para maximizar el impacto social y lograr viabilidad financiera a escala.

Hasta el año fiscal 2017/18, el programa Base de la Pirámide había llegado a más de 1,7 millones de personas en siete países con programas locales diseñados para enseñar estrategias para prevenir las picaduras de mosquitos. Por medio del apoyo de puestos de salud comunitarios en Ruanda, se generaron servicios de salud accesibles para más de 60 000 personas y estos puestos aumentarán gracias al compromiso de la compañía de construir 40 puestos de salud más en 2019. 

El equipo también colabora con socios estratégicos para investigar, diseñar y probar nuevas formas de prevenir las picaduras de mosquitos.
Aquí le presentamos una reseña de las vidas de tres personas que se encuentran en la base de la pirámide junto a otras miles de millones en todo el planeta. 
Sonia es una agricultora de subsistencia que vive en la aldea de Gatsinsino, provincia de Nyanza, Ruanda.

Todos los miembros de su familia se han contagiado de malaria. A través del centro de salud local, Sonia aprendió a proteger a su familia de las enfermedades transmitidas por mosquitos: dormir bajo redes para mosquitos, quitar los arbustos alrededor de la casa, deshacerse del agua estancada y los repelentes para mosquitos. 

Pero, aunque admite la importancia de estas actividades para proteger a su familia, se le hace difícil tomar decisiones dada la fluctuación de sus salarios diarios, los que dependen de su trabajo al cuidado de los cultivos. En ocasiones, no le queda mucho después de comprar alimentos y pagar las cuotas de la escuela de sus hijos, lo cual vuelve más vulnerable a su familia a los mosquitos que portan enfermedades.

Existen intervenciones de malaria a disposición de Sonia, pero pueden resultar problemáticas o difíciles de compatibilizar entre las exigencias del trabajo y la familia. Por ejemplo, ella se negó a que los trabajadores del gobierno aplicaran un repelente residual en aerosol en el interior de su casa cuando visitaron la aldea. 

Se les había avisado a los habitantes de la aldea que debían cubrir los muebles grandes y vaciar la casa de todos los artículos domésticos portátiles con anticipación. Sonia rechazó la aspersión porque, “Estaba muy ocupada en el trabajo para que me quedara tiempo para desocupar toda mi casa”.

Aprendizaje:
Pasar tiempo con personas como Sonia y su familia refuerza la necesidad de proporcionar soluciones que no solo sean accesibles y al alcance del bolsillo, sino que se ajusten sin complicaciones a su vida, estén alineadas con sus prioridades e incluso les faciliten la vida. 

Acciones: Para abordar este desafío, nos asociamos con organizaciones como Notre Dame y Unitaid para desarrollar productos avanzados de acción repelente para mosquitos, que puedan incluirse en los programas mundiales de salud pública. 
 
Chit Aung de Mawlamyine, Birmania.
Chit Aung despierta cada día a la una de la madrugada para ir a trabajar a una plantación de caucho donde extrae caucho hasta las ocho de la mañana. Ella vive con sus dos hijos en Mawlamyine, Birmania.

Los árboles de caucho producen más látex por la noche, así que es importante que comience el trabajo muy temprano por la mañana. A las ocho de la mañana, hace el curado del caucho, que consiste en moler la savia para luego formar láminas de caucho que venderá en el mercado local. Puede hacer alrededor de tres láminas de caucho al día, lo que le genera un ingreso de 3000 kyat (unos 2 USD) al día.

Chit Aung dice que hay menos mosquitos porque se han talado las zonas de bosques densas para crear plantaciones de caucho. Sin embargo, esto no evita que los mosquitos sean una molestia mientras trabaja, en particular durante la estación lluviosa. No lleva repelente para mosquitos al trabajo porque no puede darse el lujo de usar todos los días una loción repelente. 

Mientras trabaja, hace lo que cree que la ayudará a protegerse de los mosquitos, incluso si eso es menos eficaz que un producto repelente. Utiliza ropa de manga larga y pantalones largos para cubrirse la piel y botas hasta la rodilla para protegerse de las serpientes. A veces, incluso fuma cigarrillos, porque cree incorrectamente que esto repele a las plagas. Chit agrega, “siempre que uno se mueva, los mosquitos no podrán picar”.

Chit sabe que la malaria proviene de los mosquitos, pero enfrenta una barrera crítica al no saber que las enfermedades transmitidas por mosquitos se propagan mediante la picadura de los mosquitos. Por ejemplo, ella cree por error que si un mosquito toca un plátano o cae al agua potable, entonces una persona corre el riesgo de contraer la malaria. Un mejor conocimiento de la forma en que las enfermedades transmitidas por mosquitos se propagan a través de las picaduras de los mosquitos contribuiría a que Chit valorara más la función de los repelentes para mosquitos en la protección de su familia.

Aprendizaje:
La mayoría de las personas que queremos ayudar viven en comunidades rurales remotas que carecen de acceso a los bienes y servicios básicos. También encontramos que por lo general hay un conocimiento limitado o inexistente de cómo las enfermedades transmitidas por mosquitos se propagan y los productos de prevención disponibles. En algunos casos, las personas tienen creencias falsas sobre las enfermedades transmitidas por mosquitos o la forma de prevenirlas que han adquirido de las generaciones anteriores.

Acciones: Para abordar este desafío, estamos trabajando con socios en Ruanda para desarrollar estándares nacionales que permitan abordar las enfermedades transmitidas por mosquitos e influir en un cambio en el comportamiento social que genere consciencia de la malaria, intervenciones y comportamientos que puedan prevenir la enfermedad. 
Uno de los hijos de Ana. Ana es una ama de casa que vive en Belén, Perú.

Este es uno de los hijos de Ana, una ama de casa que vive en Belén, Perú. Su casa está hecha de metal corrugado y madera contrachapada donados por parientes y amigos.

La mayoría de las posesiones de la familia son donaciones, regalos o materiales recuperados. El esposo de Ana, Jacob, trabaja como obrero y gana un salario bajo y variable. Él gana lo suficiente para comprar comida, ropa y algunos artículos domésticos, pero no alcanza para mucho más.

Belén se encuentra junto al río Itaya. Cuando sube el nivel de las aguas, es señal de que comienza la temporada de los mosquitos. Ana no puede dormir por las noches a causa de las constantes picaduras y el miedo de que sus hijos se enfermen de dengue. Cuando su hija mayor tuvo dengue hemorrágico, las enfermeras del consultorio local de salud le recomendaron que encendiera espirales contra mosquitos bajo las camas de los niños y que limpiara el piso con cloro y gasolina.

Los trabajadores de salud visitaron Belén a principios de la temporada de los mosquitos para documentar casos de dengue y enseñar a los grupos familiares sobre el uso de redes contra mosquitos. Ana piensa que las redes contra mosquitos son eficaces pero insoportables para dormir durante la estación lluviosa húmeda. 

“No puedo dormir bajo una red porque hace mucho calor; si duermo fuera de la red, los mosquitos me comerán viva. No duermo de ninguna forma”, dice ella.

Aprendizaje: Pasar tiempo con personas como Ana y su familia refuerza la necesidad de proporcionar soluciones que no solo sean accesibles y al alcance del bolsillo, sino que se ajusten sin complicaciones a su vida, estén alineadas con sus prioridades e incluso les faciliten la vida.
 
Acciones: Para abordar este desafío, utilizamos un enfoque centrado en el ser humano junto con organizaciones como la Fundación Bill & Melinda Gates, y nos sumergimos en la vida de nuestros usuarios finales para conocer de manera genuina sus prioridades, la forma en que viven y lo que verdaderamente es importante para ellos. 

Para ayudar a las familias de las comunidades que se encuentran en la base de la pirámide, y a las personas en todo el mundo, el programa Base de la Pirámide (BDP) de SC Johnson se centra en la malaria como primera prioridad. La mitad de la población mundial es vulnerable a esta enfermedad transmitida por mosquitos que es letal, pero que puede prevenirse. 

Nuestros equipos han pasado tiempo con las familias de las zonas donde está generalizada la malaria, para saber cómo viven y conocer sus aspiraciones y valores. Parte de lo anterior es encontrar maneras de superar las barreras que enfrenta la prevención, donde existan, ya sean de acceso, costo o conocimiento. 

Nuestro trabajo es al servicio de nuestra misión de hacer posible la prevención de las enfermedades transmitidas por mosquitos en las comunidades de todo el mundo mediante la entrega de una oferta de productos a la medida de las cuatro mil millones de personas más pobres de la Tierra.

Hasta el momento, el equipo BDP se ha puesto en contacto con más de 1000 miembros de comunidades en sus aldeas y hogares, y con más de 150 ministerios de salud y organizaciones no gubernamentales (ONG) que trabajan en métodos de prevención de enfermedades transmitidas por mosquitos, picaduras de mosquitos y formas de disminuir las poblaciones de mosquitos. El equipo también ha participado en nueve sesiones de creación conjunta con socios para analizar nuevas intervenciones para el control de los mosquitos. 

No es sencillo. La creación de modelos de negocios económicamente sustentables que puedan ser replicados a escala en las comunidades que se encuentran en la base de la pirámide (BDP) es difícil. Por lo general, implica nuevos canales de distribución, nuevas intervenciones y nuevas campañas de cambio del comportamiento. El equipo sigue probando soluciones, y adquiere nuevas percepciones de cada experiencia, sin importar si funcionan o no. 
Una ciudad en la base de la pirámide.

Usando todo lo anterior, seguimos aprendiendo. El programa BDP de SC Johnson tiene por objetivo fomentar el avance constante en la lucha contra las enfermedades transmitidas por mosquitos como la malaria a través de los siguientes principios estratégicos:

  1. Replicación a escala para causar el mayor impacto: implementar programas piloto e iniciativas que no presenten obstáculos para su replicación a escala en otros países y regiones.
  2. Proporcionar acceso: posibilitar intervenciones asequibles, deseables para los usuarios y urgentes a personas de comunidades pobres, vulnerables y de difícil acceso mediante el aprovechamiento de cadenas de suministro nuevas para SC Johnson y el fortalecimiento de las existentes.
  3. Aprovechar competencias centrales: usar nuestra experiencia como fabricante líder de productos para el control de plagas en el hogar a fin de entregar soluciones que hagan posible la prevención de las enfermedades transmitidas por mosquitos.
  4. Formar alianzas estratégicas: valernos del poder de las alianzas con el gobierno, la industria y las organizaciones sin fines de lucro para generar un impacto mayor que el que produciría SC Johnson en forma independiente.
  5. Formular modelos empresariales sociales: generar un impacto social a través de iniciativas dirigidas a lograr viabilidad financiera a escala.

    El progreso ha sido enorme, pero no descansaremos. Seguiremos probando, aprendiendo y explorando nuevas posibilidades para dar acceso y desarrollar intervenciones que lleguen a las personas de las comunidades más vulnerables, pobres y remotas del mundo. Nos basaremos en lo que funciona y aprenderemos de lo que no funciona. 

SaludLa guerra contra las picaduras de mosquitos y otras plagas domésticas: Protección, prevención y educación

SaludLa guerra contra las picaduras de mosquitos y otras plagas domésticas: Protección, prevención y educación

SaludSC Johnson apoya a las familias en Ruanda con mayor acceso a la atención médica y prevención de enfermedades transmitidas por mosquitos

SaludSC Johnson apoya a las familias en Ruanda con mayor acceso a la atención médica y prevención de enfermedades transmitidas por mosquitos

Responsabilidad socialLa empresa social en la base de la pirámide: un estudio de caso de SC Johnson

Responsabilidad socialLa empresa social en la base de la pirámide: un estudio de caso de SC Johnson

Siguiente

Siguiente

Siguiente