El presidente y director ejecutivo de SC Johnson habla sobre los microplásticos y la salud del océano con un destacado experto en contaminación marina

Desde las bolsas de plástico hasta la ropa: el problema es más grave de lo que pueda imaginar

RACINE, Wisconsin, 1 de julio de 2019. En ocasiones, las cosas más insignificantes ocasionan los mayores problemas ambientales. Por este motivo, Fisk Johnson, presidente y director ejecutivo de SC Johnson, conversó con el Dr. Peter S. Ross, ecotoxicologista y vicepresidente de investigación de Ocean Wise Conservation Association (Ocean Wise), una organización mundial de conservación. 

Fisk Johnson, que posee un doctorado en Física, y Peter S. Ross, destacado experto en contaminación marina, analizaron la presencia de los microplásticos y su impacto en la salud de nuestros ecosistemas oceánicos. 
VIDEO
¿Qué son los microplásticos? Fisk Johnson habla sobre la salud del océano con un destacado experto en contaminación marina.
La crisis de los plásticos en el océano: microplásticos y residuos marinos
El problema de la contaminación del océano ha estado en primer plano en los últimos años, y la mayor parte de la atención se ha centrado en los residuos marinos de plástico más grandes, que son visibles e identificables como plástico fácilmente, como las botellas y las bolsas de plástico. Se estima que existen 5,25 billones de trozos de estos residuos, con un peso de 269 000 toneladas, diseminados en los océanos.

“Los desechos plásticos son el problema medioambiental individual más importante que, nosotros, como compañía, tenemos que abordar, pero no podemos hacerlo solos”, indicó Fisk Johnson, que añadió: “Las empresas, el gobierno y la sociedad civil deben reunirse para resolver este problema”.

Se ha puesto menos atención en el problema igualmente generalizado de los microplásticos: pequeños trozos de plástico de un tamaño comprendido entre un nanómetro y cinco milímetros de lontitud.2 Estos trozos son de diversos tipos, entre ellos, fibras, fragmentos, esferas, láminas y poliestireno. Los microplásticos, que a menudo son invisibles, contribuyen en gran medida a la contaminación que afecta a los ecosistemas naturales y representan un riesgo global.

“El plástico está en todas partes. Encontramos microplásticos en cada una de las muestras de agua de mar que recopilamos”, afirmó el Dr. Ross, a lo que añadió: “Gran parte de los desechos plásticos que pasan a través de los sistemas de tratamiento de aguas residuales corresponde a fibras plásticas procedentes de la ropa. Esto sugiere que los flujos de agua residual doméstica y proveniente del lavado de ropa en casa son un medio importante de aportación de microplásticos a los océanos”.

Según Ocean Wise, los sistemas de tratamiento de aguas residuales pueden eliminar alrededor del 95 al 97 % de los desechos sólidos, pero la cantidad restante del 3 al 5 % sigue presente en el agua tratada y llega a los océanos. 

Los microplásticos y su efecto en la cadena alimentaria
Los microplásticos constituyen un problema que preocupa cada vez más a los científicos, que empiezan a ser conscientes de su abundancia en nuestros océanos y en todos los niveles de las redes alimentarias marinas3. De hecho, en un estudio de Ocean Wise se hallaron partículas en al menos dos especies clave de zooplancton en el noreste del océano Pacífico4 y, en la investigación más reciente, se ha encontrado contaminación por microplásticos diseminados en la bahía de Monterrey. Estas especies son la base de la cadena alimentaria y esto indica, por ende, una posible contaminación de los predadores de mayor tamaño. 

“Los microplásticos son una amenaza en la crisis de la contaminación por plástico y la investigación del Dr. Ross tan solo demuestra lo generalizado que está el problema”, concluye Fisk Johnson.

A través de Ocean Wise, el Dr. Ross supervisa 10 programas de investigación, incluidos el programa de investigación de contaminación oceánica, destinado a evaluar la presencia de microplásticos y microfibras en los entornos acuáticos. 

Contención del avance de la contaminación por plásticos
SC Johnson ya ha tomado medidas para disminuir el plástico que utiliza y, de este modo, disminuir su contribución al problema. Además de prometer productos 100 % reciclables, reutilizables o compostables para 2025, SC Johnson anunció el otoño pasado una alianza estratégica con Plastic Bank, una de las organizaciones líderes en la reducción de la crisis mundial de plástico en el océano, para inaugurar nueve centros de recolección de plásticos en comunidades empobrecidas de Indonesia, que incluye planes de expansión.  

A principios de este año, SC Johnson presentó una nueva botella de plástico oceánico 100 % reciclado para su versión de Windex® Vinegar, una iniciativa pionera para un producto de limpieza doméstica tan importante. Las botellas, disponibles en Estados Unidos en tiendas de comercio minorista como Target y Walmart, se elaboran con desechos plásticos que se recolectan a 48 kilómetros de la orilla de un océano o curso de agua en países que no cuentan con infraestructura formal para la recolección de desechos. Estas botellas contribuyen a que SC Johnson y los consumidores fortalezcan los programas mundiales de reciclaje y minimizan la llegada de desechos perjudiciales al océano. 

Sin embargo, una sola compañía no puede resolver la contaminación por plásticos. Por ese motivo, Fisk Johnson firmó el Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico en la cumbre “Nuestro Océano” celebrada en Bali (Indonesia) el año pasado, junto con Dame Ellen MacArthur y una coalición internacional de empresas y gobiernos. La iniciativa representa un principio común que comparten estos líderes mundiales: construir y fomentar una economía circular para los plásticos que genere un mercado para ellos en cada fase de su ciclo de vida. Para llevar a la práctica estos principios, SC Johnson y la Fundación Ellen MacArthur anunciaron una alianza global en enero, que ahora engloba a 17 organizaciones más (Intesa Sanpaolo, Danone, Google, H&M, Phillips, Renault, Solvay y Unilever, entre otras), orientada a implementar iniciativas de economía circular líderes en el mercado a gran escala. 
SC Johnson es una compañía familiar dedicada al desarrollo de productos innovadores de alta calidad, la excelencia en el lugar de trabajo y un compromiso a largo plazo con el medioambiente y las comunidades en las que opera. Con sede en Estados Unidos, SC Johnson es uno de los más importantes fabricantes en el mundo de productos para la limpieza del hogar y productos para almacenamiento en el hogar, cuidado del aire, control de plagas y cuidado del calzado, además de productos profesionales. Comercializa marcas de renombre, como GLADE®, KIWI®, OFF!®, PLEDGE®, RAID®, SCRUBBING BUBBLES®, SHOUT®, WINDEX® y ZIPLOC® en Estados Unidos y otros países. Algunas de las marcas comercializadas fuera de Estados Unidos son AUTAN®, BAYGON®, BRISE®, KABIKILLER®, KLEAR®, MR MUSCLE® y RIDSECT®. La compañía de 133 años genera 10 000 millones de dólares en ventas, da empleo a aproximadamente 13 000 personas en todo el mundo y vende productos en prácticamente todos los países del planeta. www.scjohnson.com