En SC Johnson, hemos pensado mucho en poner fin a las pruebas en animales. Aún no lo hemos logrado, pero estamos intentándolo. Debido a que nuestros productos son utilizados por familias en todo el mundo, vemos una necesidad importante de estudios toxicológicos que garanticen que puedan ser utilizados de forma segura y con un impacto mínimo en el medioambiente. Además, SC Johnson debe cumplir con los estrictos requisitos legales y regulatorios de los países de todo el mundo que requieren, por ley, pruebas para ciertos productos. Al mismo tiempo, aceptamos que las pruebas en animales deberían reducirse (Reduced), perfeccionarse (Refined) para minimizar el sufrimiento y, en última instancia, reemplazarse (Replaced), que es el enfoque de las “tres R” de Russell & Burch.

Teniendo en cuenta estas creencias, nuestro primer paso es que, cuando sea posible, utilicemos ingredientes que ya se hayan probado, de modo que podamos evitar pruebas adicionales pero, aún así, podamos conocer los ingredientes de la salud humana y el impacto ambiental. Hemos recopilado extensas bases de datos de pruebas históricas para minimizar las pruebas adicionales siempre que podamos.

También hemos estado activos en el desarrollo, la validación y la aplicación de métodos de prueba alternativos, como los ensayos de corrosividad y los modelos equivalentes de tejido humano, que han reducido drásticamente la cantidad de animales utilizados para probar nuestros productos. También somos miembro contribuyente del Instituto de Ciencias In Vitro, que se dedica al avance de métodos de prueba alternativos. Continuamos buscando otras formas en que podamos avanzar más.

Pero este problema es más grande que una sola compañía y lo que elegimos hacer, porque en muchos casos nuestras decisiones se ven afectadas por los requisitos legales. Por ejemplo, los repelentes de mosquitos por ley deben someterse a una evaluación toxicológica (que puede incluir pruebas en animales) para poder venderse en numerosas regiones geográficas, incluidos Estados Unidos y Europa.

Si bien a todos nos gustaría evitar las pruebas en animales, los repelentes de mosquitos desempeñan un papel clave en la protección de las personas contra enfermedades peligrosas transmitidas por mosquitos como la malaria, el dengue y el virus del Nilo Occidental. En los Estados Unidos, estos productos también repelen las garrapatas del venado, que pueden causar la enfermedad de Lyme, que es potencialmente mortal. Por lo tanto, es importante que estos productos continúen produciéndose y vendiéndose, incluso teniendo en cuenta el requisito del gobierno de que primero se los evalúe. Y cualquier compañía que venda estos productos está sujeta a las mismas restricciones.

En algunos casos, las pruebas también pueden ser importantes para garantizar que los productos puedan ser utilizados con seguridad por los consumidores o que los productos químicos en los productos no vayan a causar efectos a largo plazo en el medioambiente. De hecho, esfuerzos como el registro, la evaluación, la autorización y la restricción de sustancias químicas (Research, Evaluation, Authorization and Restriction of Chemical Substances, REACH) en Europa, así como la Ley de control de sustancias tóxicas y la Ley federal de insecticidas, fungicidas y rodenticidas en los Estados Unidos, exigen más pruebas, no menos.

Por ejemplo, algunos grupos de defensa de los consumidores están buscando pruebas más rigurosas de productos para detectar efectos carcinogénicos o trastornos endocrinos, las cuales podrían requerir pruebas en animales. Por eso, compañías como SC Johnson están tratando de encontrar el equilibrio adecuado. Creemos firmemente que los productos deben ser seguros para los consumidores de hoy y para el planeta para las próximas generaciones; el objetivo es garantizar esto con el mínimo absoluto de pruebas en animales necesarias.

Nos damos cuenta de que algunas compañías dicen que “no realizan pruebas en animales”. Francamente, somos escépticos, pero incluso si la afirmación es cierta, puede significar simplemente que no están haciendo nada nuevo. Las innovaciones de productos, que pueden por ejemplo ofrecer un impacto ambiental reducido, podrían requerir pruebas debido al uso de nuevos productos químicos o su uso de nuevas formas. Una compañía que no está innovando puede no tener esta necesidad, aunque aún tendrá que cumplir con los nuevos requisitos legales que pueden implicar las pruebas en animales.  

Otras compañías que afirman que no realizan pruebas en animales también pueden simplemente ocultar los hechos. No necesariamente significa que los ingredientes que usan no han sido probados, de hecho, es probable que lo hayan hecho. La gran mayoría de las sustancias químicas utilizadas en los productos se han sometido a pruebas de toxicidad. Pero algunas compañías eluden este problema porque sus materias primas fueron probadas por los proveedores a los que compran, o por otros proveedores que utilizan esos proveedores. Entonces, sus afirmaciones se basan únicamente en si ellos mismos probaron una formulación de producto particular... no en si hubo pruebas en la historia del producto.

En SC Johnson, nos preocupamos por la honestidad y la transparencia en nuestras afirmaciones. Por lo tanto, no haremos afirmaciones amplias y radicales que impliquen más de lo que es verdad. Por el contrario, cuando tenga sentido, podemos etiquetar los productos con un lenguaje claro que indique que no hemos probado ese producto en animales.  
 
La conclusión es que tenemos que cumplir con los requisitos gubernamentales, de seguridad y medioambientales para nuestros productos, pero estamos trabajando para encontrar formas de hacerlo mientras minimizamos continuamente las pruebas con animales.

Sabemos que algunas personas pueden optar por no comprar los productos de SC Johnson dada su pasión en este tema. Pero esperamos que nos den una oportunidad, ya que seguimos siendo una de las compañías que está trabajando mucho para impulsar los avances en esta área. Busque nuestros productos cuyas etiquetas dicen que no fueron probados en animales... Es posible que no sea todo lo que quiere, pero puede creer que es cierto.

Cadena de abastecimientoCódigo de conducta para proveedores de SC Johnson: Las normas de cómo trabajamos juntos para mejorar la vida

TransparenciaMisión de transparencia de ingredientes de SC Johnson

IngredientesSC Johnson amplía la divulgación de los ingredientes de las fragancias y sigue liderando en cuanto a transparencia de los ingredientes

Informe de sustentabilidadSC Johnson establece un nuevo estándar de transparencia

TransparenciaEl 97 por ciento de los consumidores brasileños demandan Transparencia de ingredientes

IngredientesTransparencia sobre ingredientes: SC Johnson ofrece listas de ingredientes del producto para que usted pueda tomar decisiones para su familia

Siguiente

Siguiente

Siguiente